Imagen
 
Nuestra Postura Frente a los Grupos Destructivos (incluidos ´autoridades´) | Sectas: algunas ideas 1 | | Satanismo | | | Colonia Dignidad (Chile) | La Masonería | La Masonería-otras opiniones| La Escuela de Yoga de Buenos Aires, por Pablo Salum (e investigación de la periodista Viviana Gorbato) | La Escuela de Yoga de Buenos Aires 2 (archivo de prensa)| Investigación Herbalife-Christian Sanz, Fernando Paolella, Tribuna de periodistas, Argentina | Una crónica sobre Herbalife y comentarios sobre investigación Christian Sanz-JCB| Sahaja Yoga | Coaching Ontológico | Argentina Works| Las 12 Tribus | Niños en Sectas | Tai-Chi en Chile ¿Arte de Paz y Armonía? | 2-El Tai-Chi en Chile-otras opiniones| | 1. Sun Myung Moon, El Reverendo Moon (detractores) | 2. Sun Myung Moon, El Reverendo Moon (defensores)| Testigos de Jehová (opiniones contrarias) | Crímenes rituales | Hare Krishna | Gnosis/Samael Aun Weor | El Sodalitium (Sodálites) | Los Niños de Dios | Iglesia Mariavita/¿Transmutar? | IGLESIA UNIVERSAL DEL REINO DE DIOS| Gurdjieff, El Cuarto Camino| | | ISHA ¿iluminación al instante?¿un buen negocio y máquina embauca giles?¿una peligrosa secta destructiva? ISHAYAS ¿todo esto y mucho más?| Neonazis en Chile, preocupa surgimiento de cabezas rapadas| Sectas Policiales| "EMOCIÓN VIOLENTA": ASESINATOS, ATAQUES ¿JUICIOS JUSTOS?| Chile: Asesinó a su abuela machi (año 1953)| | ¿Algunas "gracias" de la secta judicial? (Chile)| | Comunidad Ecológica Cristiana- Roberto Stack, Paola Olsece| Iglesia Pentecostal Impacto de Dios- (opiniones críticas y a favor)-Chile | Corporación Luz de Cristo, pastor Enrique Villegas (Chile) denuncia y descargos de la Organización| Life Quality Project, Alfredo Offidani (detractores)| | Misión de la Virgen del Pozo - Puerto Rico| Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días | Suicidio colectivo en Uganda, 800 víctimas: "Restauración de los Diez Mandamientos de Dios»,| ¿PASTOR? WALTER DI NUCCI - ARGENTINA | SECTAS: POLÉMICA Y PERMISIVIDAD ¿Hace falta un Registro de Cultos en Argentina? Oscar Gerometta -Nuevo 03.10.05 | Registro de Cultos en Argentina ¿Libertad de CURRO?| Sectas Destructivas y Grupos de Riesgo, Eloy Rodríguez-Valdés | Psicopatologías y Sectas,/A. Farinelli, Argentina | Ensayo Jurídico Sectas, Fiscal José Luis Mandalunis, Argentina | Técnicas de "lavado de cerebro" y Psicología de las Multitudes | El fenómeno del "SUEÑO" (en proceso) | Cómo combatir las técnicas de Control Mental de las sectas (S.Hassan) |Imprescindible libro sobre sectas: "Sectas, Democracia y Globalización, la falsa espiritualidad (Fragmentos) | SECTAS Y LAVADO DE CEREBRO. Por los caminos de la ficción y la locura. José María Baamonde | Informe sobre Sectas de la Cámara de Diputados, Chile | COMENTARIOS CRÍTICOS: Informe Sectas Diputados-Chile (31.03.08) | | Dr. Héctor Guillén Tamayo- MASA PERU- Sectarismo, suicidios y DDHH | Maestro Mehir (Córdoba, Argentina)
 
Cómo combatir las técnicas de Control Mental de las sectas (S.Hassan)

   
 
Imagen
El Profesor Steven Hassan, Maestro en Psicología egresado de la Universidad de Cambridge, fue miembro de la secta de los moonies por mucho tiempo.

Actualmente tiene 20 años de experiencia como asesor internacional y consejero sobre el tema de las Sectas destructivas.

Hassan define como secta a cualquier grupo (religioso o no) que utilice técnicas de control psicológico para suprimir la personalidad e inhibir el juicio crítico y la libertad de decisión. Establece cuatro criterios para detectar la manipulación mental.

Control de la conducta.

Control de la información (la que la gente tiene derecho a saber antes de ingresar a un grupo).

Control de las ideas.

Control de las emociones (Hassan 1997:2).

Su libro "Cómo combatir las técnicas de Control Mental de las Sectas" es una fuente de información excelente para comprender qué es y cómo actúa el Control Mental.

La contraportada del libro dice:

"Para todos aquellos que simplemente sienten curiosidad ante la idea del control mental o que piensan que no les puede afectar, este libro constituirá toda una advertencia. Para aquellas personas cuyas vidas se han visto afectadas en forma directa, para sus amigos y familiares, para los profesionales de la salud mental, educadores, sacerdotes, y todo aquel que cumpla tareas de servicio social, será una obra indispensable. Informar al público sobre el fenómeno de las sectas es la mejor de todas las defensas.

La página oficial de Steven Hassan es www.shassan.com
Capítulo 1

"Asesoramiento en abandonos: los antecedentes"

Dedico este libro a las personas de todo el mundo que alguna vez se han visto privados de su libertad, con la esperanza de poder aliviar sus sufrimientos.

Por fin: una oportunidad para relajarme, olvidar el trabajo y disfrutar de una reunión social con los amigos. Tal vez conozca a unas cuantas personas nuevas en esta fiesta.

-Hola. Me llamo Steve Hassan. Encantado de conocerle. (Espero que a nadie se le ocurra preguntarme cuál es mi trabajo.)

La pregunta: -Y usted, ¿a qué se dedica? (¡Oh, no, otra vez no!)

La excusa: -Trabajo por mi cuenta.

-¿Haciendo qué? (No hay escapatoria.)

-Soy asesor en abandono de sectas. (Aquí vienen las cincuenta preguntas.)

-¿De verdad? Es muy interesante. ¿Cómo es que se metió en ,eso? ¿Me podría decir por qué...?

Desde febrero de 1974, he estado involucrado con los problemas causados por los cultos destructivos. Fue cuando me reclutaron en la «Cruzada por un mundo»,1 un grupo pantalla de la Iglesia de la Unificación, también conocidos como los Moonies. Después de dos años y medio como miembro de la secta, fui desprogramado tras sufrir graves lesiones en un accidente automovilístico.

Desde entonces he estado comprometido activamente en la lucha contra las sectas destructivas. Me he convertido en un terapeuta experimentado profesionalmente y viajo a cualquier parte donde mi ayuda sea de verdad necesaria. Mi teléfono suena a todas las horas del día. Mis clientes son personas que por una razón u otra han sufrido daños emocionales, sociales y, algunas veces incluso físicos por sus relaciones con sectas destructivas. Ayudo a esas personas a recuperarse y a iniciar una nueva vida. Mi forma de abordar el asesoramiento les permite realizar la transición de una manera que evita la mayor parte de los traumas que presentan con las técnicas más rigurosas conocidas con el nombre de «desprogramación».

Yo prefiero llamar a mi trabajo «asesoramiento en abandono» para distinguirlo de la «desprogramación» y de otras formas de asesoramiento que se practican en la actualidad. El trabajo es intensivo y me compromete por entero con la persona y con su familia, algunas veces durante días enteros. Denomino a estos periodos intensivos «intervenciones». Por lo general, soy capaz de ayudar a una persona a conseguir una impresionante recuperación de su identidad original. Dado que sólo un puñado de personas en todo el mundo realizan un trabajo similar con miembros de sectas destructivas, este libro revela, por primera vez, la mayoría de los aspectos significativos de esta profesión única.

Tras haber visto que las sectas destructivas socavan de forma deliberada la forma democrática de vida, también soy un activista en la protección de los derechos de las personas. Estoy especialmente interesado en el derecho de todo el mundo a conocer cómo las sectas destructivas utilizan técnicas extraordinariamente complejas para reclutar, retener y explotar a las personas productivas y de gran talento. Durante los últimos doce años, mi activismo y mi trabajo como terapeuta se han centrado en estos problemas.

Mi vida como asesor en abandono de sectas a menudo me hace sentir como si estuviera en medio de un campo de batalla. En los siete años que llevamos juntos, Aureet ha tenido que soportar en nuestro hogar las situaciones más increíbles que se puedan imaginar. A pesar de que intento ajustar el número de casos atender sólo a una cantidad razonable de clientes por semana, planificar únicamente una o dos intervenciones al mes, mis planes tan bien estructurados siempre se ven alterados por algún acontecimiento inesperado.

Un viernes por la noche, Aureet y yo regresamos tarde a casa después de haber estado con unos amigos. Escuché las llamada. registradas en el contestador automático. Había cuatro. Cuando volví a escucharlas, resultaron ser todas de una familia de Minnesota. «Por favor, llámenos a la hora que sea», decía en la grabación una voz de mujer. «Nuestro hijo se ha afiliado a los Moonies. El próximo lunes se marchará con ellos a Pennsylvania, a un taller de trabajo de tres semanas de duración. Está haciendo el doctorado en Física en el MIT. Por favor, conteste nuestra llamada.»

Les llamé de inmediato, y estuve hablando con los padres durante casi una hora. Se habían enterado de que su hijo se había integrado en una organización llamada C. A. R. P. (Collegiate Association for the Research of Principles).* Efectuaron unas cuantas averiguaciones y descubrieron que C. A. R. P. era el brazo internacional de la Iglesia de la Unificación para reclutar estudiantes.2 Estuvimos todos de acuerdo en que no había tiempo que perder.

* Asociación Colegial para la Investigación de Principios. (N. del T.)

Discutí la situación con los padres. Trazamos un plan de acción. Al día siguiente, cogerían el vuelo de las 6.45 de la mañana a Boston. Irían al apartamento de su hijo, le llevarían a un restaurante y evaluarían su situación. El éxito o el fracaso dependían de lo unido que estuviera Bruce con sus padres y de lo lejos que hubieran ido los Moonies en su adoctrinamiento. ¿Habrían llegado al punto en que podían hacerle rechazar a su familia por «satánica»? Tanto la madre como el padre me aseguraron que conseguirían hablar con él. Yo no estaba tan seguro, pero convine en que valía la pena intentarlo. Por mi experiencia con los Moonies, presentía que si Bruce iba a esas tres semanas de adoctrinamiento, quedaría, a partir de ese momento, enganchado a la mentalidad del grupo.

El siguiente paso sería que los padres convencieran a Bruce para que hablara conmigo. Yo dudaba de que pudieran conseguirlo. Los Moonies son muy eficaces a la hora de convencer a la gente de que los antiguos miembros de la secta son satánicos y que incluso el simple hecho de estar en su presencia puede resultar peligroso.3 Por el momento, todo lo que yo podía hacer era esperar.

A la mañana siguiente grabé un programa sobre sectas para la televisión, algo que hago con frecuencia en diversos lugares del país. Después de la grabación, cancelé todos mis compromisos para el resto del día. Los padres de Bruce me llamaron desde aeropuerto de Boston. Habían llegado bien y se disponían a ir apartamento de su hijo. Repasamos nuestra estrategia una vez más. Crucé los dedos.

Dos horas después sonó el teléfono. Se las habían arreglado para llevarlo a un restaurante chino que no estaba lejos de su casa. Bruce aceptaba reunirse conmigo. Cogí todo lo que se me ocurrió que podía enseñarle -expedientes, fotocopias de artículos, libros-, lo arrojé al interior del coche y conduje hasta el restaurante.

Cuando llegué y me reuní con la familia, las caras de los padres reflejaban preocupación y desconsuelo. Bruce ensayó una tímida sonrisa y estrechó mi mano. Pero para mí estaba muy claro que en esos momentos pensaba: «¿Puedo confiar en este tipo ¿Quién es?»

Me senté con ellos en el reservado y empecé a preguntar Bruce acerca de su propia persona y de si tenía alguna idea de motivo que habla impulsado a sus padres a viajar desde Minneapolis. Al cabo de una hora, después de plantear suficientes cuestiones como para formarme una opinión bastante acertada de su estado mental, decidí arriesgarme y formular la gran pregunta.

-¿Te han hablado ya del juramento de servicio? -quise saber.

Él negó con un movimiento de cabeza y pareció sorprendido

-¿Qué es eso?

-Oh, se trata de una ceremonia muy importante que los miembros practican cada primer domingo de mes y en los cuatro días sagrados que tiene el grupo -respondí-. Los miembros hacen tres reverencias hasta tocar con la cara el suelo, frente a un altar con un retrato de Sun Myung Moon, y recitan un juramento de seis puntos por el que se comprometen a ser fieles a Dios, a Moon y a la madre patria... Corea.

-Está de broma.

En ese momento supe que Bruce saldría adelante. Pude comprobar que todavía no se hallaba sometido por completo al control mental del grupo, supe que respondería positivamente al resto de información que pensaba proporcionarle acerca del líder del grupo, el multimillonario industrial coreano Sun Myung Moon. En primer lugar le hablé de hechos relacionados con los Moonies sin mencionar para nada el control mental: la condena de Moon por fraude fiscal, el informe del Congreso sobre las conexiones de los Moonies con la CIA coreana, sus presuntas actividades ilegales..

-Sabe, he estado buscando a alguien como usted desde hace varios meses -dijo Bruce después de escucharme-. Fui a hablar con el capellán del MIT para pedirle información, pero no sabía nada sobre el tema.

Bruce todavía era capaz de pensar por sí mismo, pero, en mi opinión, había estado a punto de ser reclutado. Su participación en los talleres de trabajo de tres y siete días le habían preparado para el programa de veintiún días. Cuando yo era un adepto, la práctica común después de este último programa era pedirle a los reclutados que donaran el dinero de sus cuentas bancarias, que se mudaran a la casa de los Moonies y que se convirtieran en miembros plenos.

Bruce y yo pasamos los dos días siguientes analizando otras informaciones, mirando vídeos y hablando del control mental y las sectas destructivas. Para gran alivio de sus padres, al fin anunció que no iría al taller de trabajo. Empleó muchas horas en fotocopiar pilas de documentos, y deseaba hablar con otros estudiantes reclutados en el MIT. Hizo una nueva visita al capellán y le narró la experiencia. Una semana más tarde, el capellán me llamaba para saber si yo podía mantener una breve charla informativa con los directivos del colegio.

Este caso fue fácil y tuvo un final feliz. La familia detectó a tiempo el cambio de personalidad de su hijo; descubrieron que el C.A.R.P. era una fachada de los Moonies y encontraron a otras personas que les pusieron en contacto conmigo. Su rápida actuación les permitió ayudar a su hijo con eficacia y prontitud.

Las llamadas telefónicas que recibo son por lo general variaciones de la misma solicitud de ayuda. Un hijo o una hija, hermana o hermano, marido o mujer, madre o padre, novia o novio, tiene problemas. Algunas veces, él o ella acaban de ser reclutados; en otras ocasiones, la llamada se refiere a alguien que ha estado en una secta durante muchos años.

Es relativamente fácil tratar con alguien que aún no está totalmente adoctrinado, como en el caso de Bruce. Sin embargo, la mayoría de las personas que me llaman se enfrentan al problema desde hace tiempo. Algunos casos son auténticas urgencias; otros, en cambio, requieren una aproximación más lenta y metódica. Urgencias como las de Bruce son un tanto arriesgadas porque no se dispone de tiempo para ir preparado. No obstante, he aprendido que a menudo es necesario actuar con rapidez. Si alguien se ve involucrado en una situación de control mental, en ocasiones la diferencia de unas pocas horas puede resultar crucial.

Por alguna razón que desconozco, las peticiones de ayuda parecen llegar en oleadas; sólo unas cuantas al día durante un tiempo, y luego, de repente, diez o quince llamadas diarias. A pesar de que he viajado al extranjero para ayudar a personas afiliadas a sectas, paso gran parte de mi tiempo en viajes por Estados Unidos y Canadá. Más de una vez me he encontrado en un tren o en un avión sentado junto a un miembro descontento de alguna secta destructiva. Durante el encuentro, he descubierto que la persona quería disponer de mayor información sobre cómo cambiar su vida. Siempre les ofrezco gratuitamente esta información. Estos encuentros son «mini-intervenciones». Empleo en ellos las mismas técnicas de escuchar y aconsejar que en las intervenciones más importantes, sólo que les dedico menos tiempo.

Mi trabajo tiene dos partes: asesorar individualmente y alertar al público en general sobre el fenómeno de las sectas. Creo que sensibilizar a la opinión pública acerca del problema que representa el control mentales el único camino para moderar el crecimiento de estos grupos. Resulta relativamente fácil prevenir a la gente sobre las cosas de las que deben tener cuidado, aun si sólo escuchan a medias la radio mientras están lavando los platos. Es mucho más difícil y complicado sacar a alguien de una secta cuando ya está metido en ella. A veces tengo la impresión de que por cada persona que consigo alejar de una secta, ellos reclutan a un millar de nuevos adeptos.

Creó que la única solución al daño que se inflige a la gente en las sectas destructivas es «inmunizar» a la población en general contra los grupos de control mental. El medio más efectivo para conseguirlo es brindarle al público la información sobre la forma de actuar de tales grupos. La resistencia individual aumenta si la persona sabe con qué debe tener cuidado cuando se halla frente a un reclutador. Con este propósito doy conferencias y seminarios, y aparezco en programas de televisión y de radio en todas las ocasiones posibles. Esta es también la razón por la que escribo el presente libro.

Sectas: una pesadilla real

Si alguien me hubiera dicho cuando estaba en la escuela que los 34 años sería un experto en sectas, hubiera considerado que se trataba de una idea ridícula. Yo quería ser poeta y escritor, pensaba que algún día llegaría a ser profesor de inglés. Si esa persona me hubiera asegurado que mis clientes serían personas a quienes se les había mentido sistemáticamente, abusado físicamente, estimulado a romper sus vínculos con familiares y amigos, e inducido a trabajar en empleos que les ofrecían pocas o nulas posibilidades importantes para su desarrollo personal o profesional, me hubiera reído en su cara e incluso hubiera pensado que estaba conjurando una imagen del totalitarismo tomada del 1984 de George Orwell.

El mundo en general no se ha convertido en la pesadilla que Orwell describía: un lugar donde la «policía mental» mantenía un estado de control absoluto sobre la vida emocional y mental de los ciudadanos, y donde era un crimen actuar y pensar de forma independiente, e incluso enamorarse. Sin embargo, en un número siempre creciente de organizaciones de todo el mundo, 1984 se ha hecho realidad: el respeto básico por el individuo ha dejado de existir sin más, y se induce gradualmente a las personas a pensar y a comportarse de un modo similar a través de un proceso de control mental. Como resultado, se convierten en seres dependientes por completo del grupo; pierden su capacidad para actuar según su propia voluntad, y a menudo son explotados en beneficio de los fines políticos o económicos del grupo. Cualquier grupo que utilice el engaño para la consecución de sus fines -ya sean éstos, en su orientación aparente, religiosos o seculares-, es para mi una secta destructiva.

El mundo de 1984 era un eco lejano de mi infancia en el mundo americano de la clase media. Crecí en el seno de una familia judía conservadora en Flushing, Queens, Nueva York. Era el menor de tres hijos y el único varón. Recuerdo con claridad cómo ayudaba a mi padre en la tienda que tenía en Ozone Park. Mi madre, maestra de arte en un instituto, me crió en un ambiente cálido y cariñoso, y siempre me brindó su apoyo incondicional. Recuerdo los tiempos de la niñez y me veo a mí mismo más como un solitario que como un ser participativo. Si bien siempre he tenido varios amigos íntimos, jamás me he sentido cómodo con los grupos estudiantiles. El único grupo al que en realidad pertenecía era el equipo de baloncesto de la sinagoga. Después del bachillerato, decidí seguir una carrera en artes liberales en el Queens College, lugar donde me encontré por primera vez con los reclutadores de los Moonies. Antes de que supiera lo que estaba sucediendo, mi mundo sufrió un cambio dramático.

¿Quiénes son los Moonies?

La Iglesia de la Unificación (cuyo nombre completo es la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación de la Cristiandad Mundial) es una de las más grandes y, desde luego, la más visiblemente destructiva secta en Estados Unidos. La organización está bajo el dominio total de su líder absoluto, Sun Myung Moon,5 un hombre de negocios nacido en Corea que en 1982 cumplió una condena de trece meses de cárcel en la prisión federal de Danbury, Connecticut,6 por fraude fiscal.

Durante la década de los setenta, los miembros de este grupo tenían una presencia habitual en la mayor parte de las ciudades norteamericanas, Se apostaban en las esquinas y vendían flores, golosinas, muñecos y diversos objetos, mientras se dedicaban activamente a reclutar jóvenes en los colegios y universidades. Bien arreglados, corteses y perseverantes, los Moonies proliferaron durante años al tiempo que eran objeto de fuertes criticas en la prensa de casi todas partes. En lo que a los medios periodísticos se refiere, la Iglesia de la Unificación y sus seguidores se esfumaron en los ochenta. La verdad es, sin embargo, que la organización Moon se hizo aún más compleja y aumentó el número de grupos religiosos, políticos, culturales y económicos que le sirven de pantalla. Debido a que la Iglesia de Unificación mantiene las cifras de sus miembros en el más riguroso secreto, resulta imposible determinar un número fiable que represente la cifra de adeptos. Si bien los líderes de la Iglesia declaran que los miembros' en Estados Unidos suman treinta mil (y alrededor de tres millones en todo el mundo), yo calculo que las cifras son mucho más bajas. Probablemente, hay unos 4.000 norteamericanos y otros 4.000 extranjeros (muchos casados con miembros norteamericanos) que trabajan actualmente en Estados Unidos.7

Otro aspecto todavía poco conocido de la Iglesia de la Unificación, es que sus miembros justifican el uso de la superchería para reclutar a los nuevos adeptos. Cuando yo era reclutador de los Moonies, también utilizábamos la presión psicológica para convencer a los miembros de que entregaran a la Iglesia todas sus pertenencias materiales y su fortuna.9 A los miembros se les integra en talleres de trabajo donde son adoctrinados concienzuda mente en las creencias de la Iglesia,10 y pasan por la típica experiencia de conversión en la cual se someten al grupo. Como resultado, se convierten en seres con una dependencia total de grupo para el soporte económico y emocional, y pierden su capacidad para actuar con independencia del, mismo. Subordinados ¿estas condiciones, se exige a los miembros que trabajen durante muchas horas, que duerman muy poco, que se alimenten con una comida de ínfima calidad y rutinaria, a veces durante semanas, y que soporten innumerables sufrimientos en aras de su «crecimiento espiritual». Se les impide que establezcan relaciones estables con miembros del sexo opuesto,11 y sólo se pueden casar de acuerdo con las disposiciones establecidas por el mismo Moon o sus acólitos.12 Algunas veces se les ordena que participen en manifestaciones políticas y otras actividades en pro de causas, candidatos y funcionarios públicos que cuentan con el apoyo de Moon y su organización.13 Si no pueden soportar la presión, comienzan a cuestionar la autoridad de sus líderes o se apartan del grupo, se les acusa de estar bajo la influencia de Satanás y son sometidos a presiones aún mayores en problemas de readoctrinamiento. Yo sé que todo esto es cierto. Yo fui un líder en la secta Moon.

¿Qué es el control mental?

Hay muchas formas diferentes de control mental, y la mayoría de la gente piensa en el lavado de cerebro en cuanto escucha el término. Mas para el propósito que persigue este libro -ayudarle a usted a reconocerlo y a protegerse a sí mismo y a otras personas de los grupos que lo emplean- el «control mental» puede ser entendido como un sistema de influencias que desbarata la identidad del individuo (creencias, comportamiento, forma de pensar y emociones) y la reemplaza por una nueva, En la mayoría de los casos, esta nueva identidad es de tal naturaleza que la identidad original la rechazaría con todas sus fuerzas si pudiera saber de antemano lo que le espera en el futuro.

En este libro me referiré a los usos negativos del control mental. No todas las técnicas de control mental son intrínsecamente malas o antiéticas; en algunas, la manera en que son empleadas es lo realmente importante. El dominio del control siempre debe pertenecer al individuo. Está muy bien, por ejemplo, utilizar la hipnosis para conseguir que una persona deje de fumar, siempre y cuando el hipnotizador permita que el deseo y el control para dejar de fumar estén en manos del cliente y no intente desplazarlos hacia sí mismo.

En la actualidad, existen numerosas técnicas de control mental que son muchísimo más complejas que las técnicas de lavado de cerebro utilizadas en la segunda guerra mundial y en la guerra de Corea. Algunas incluyen formas encubiertas de hipnosis, mientras que otras se instrumentan a través del entorno social; muy rígido y controlado, de las sectas destructivas. Sobre todo, hay que tener presente que el control mental es un proceso muy sutil. He incluido una información más amplia sobre el control mental en el capitulo 4, y también algunas guías básicas para reconocer los signos del control mental cuando se practica en un grupo. Todos los grupos mencionados en este libro como sectas destructivas que utilizan técnicas de control mental han merecido tal calificativo después de una minuciosa investigación. Sería injusto acusar a un grupo de practicar un control mental antiético sin una base sólida para hacerlo. No tengo ningún remordimiento al referirme a la Iglesia de la Unificación como una secta destructiva.14 Los antecedentes del grupo hablan por sí mismos, ya que se trata de un grupo político muy controvertido que ya ha sido objeto de una profunda investigación por parte del Congreso.15

Las numerosas caras de la Iglesia de la Unificación

¿Cómo se inició este grupo? Uno de los mejores resúmenes de la historia de los primeros años de la Iglesia de la Unificación se encuentra en el Informe Fraser, publicado el 31 de octubre de 1978, por el Subcomité de Organizaciones Internacionales del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Bajo la presidencia de Donald Fraser, representante demócrata por Minnesota, el comité llevó a cabo la investigación que sacó a la luz muchos hechos, desconocidos hasta entonces, sobre la organización Moon, entre los que figuraban la vinculaciones de la Iglesia de la Unificación con la Agencia Central de Inteligencia Coreana (CCIA). La investigación expuso ante la opinión pública el hecho de que la Iglesia de la Unificación no sólo es un grupo de creyentes sino también una organización política con un programa político muy activo. El Informe Fraser narra la historia de los comienzos de la organización Moon:

A finales de los años cincuenta, el mensaje de Moon fue recibido favorablemente por cuatro jóvenes oficiales del ejército coreano que hablaban inglés, lo que tiempo después facilitó importantes contactos con el gobierno coreano surgido después de 1961. Uno era Bo Hi Pak, que se había incorporado al ejército de la República de Corea en 1950. Han Sang Keuk [...] se convirtió en asistente personal de Kim Jong Pil, artífice del golpe de Estado de 1961 y fundador d la CCIA. Kim Sang In abandonó el ejército en mayo de 1961, se unió a la CCIA y se convirtió en intérprete de Kim Jong Pil hasta 1966. En aquel año Kim Sang In volvió a su puesto de oficial de la CCIA, más tarde llegó a ser el jefe de la delegación de la CCIA en la Ciudad de México. Era amigo íntimo de Bo Hi Pak y partidario de la Iglesia de la Unificación. El cuarto, Han Sang Kil, era agregado militar En la embajada de Corea en Washington a finales de los sesenta. Informes gubernamentales lo vinculan con la CCIA. Al abandonar el sevicio en el gobierno coreano, Han se convirtió en secretario personal de Moon y tutor de sus hijos.

Inmediatamente después del golpe, Kim Jong Pil fundó la CCI y supervisó la creación de una base política para el nuevo régimen Un informe no evaluado de la CIA, fechado en febrero de 1963, señalaba que Kim jong Pil había «organizado» la Iglesia de la Unificación cuando era director de la CCIA y que había utilizado a la Iglesia de la Unificación como un «instrumento político».16

Fred Clarkson, que cita este informe en el número de la primavera de 1987 de CovertAction Information Bulletin (Boletín Informativo de Actividades Encubiertas), una revista que publica política de las organizaciones de inteligencia y grupos políticos extremistas, va más allá y dice:

A pesar de que el Informe Fraser hace notar que «organizar» no debe confundirse con ,«fundar», dado que la Iglesia de la Unificación «fundada» en 1954, el Informe Fraser señala que «... una gran cantidad de datos, independientes unos de otros, y tanto en este como en otros informes, indican que Kim Jong Pil y la organización Moon tenían una relación de apoyo mutuo» así como que Kim utilizaba la Iglesia de la Unificación con fines políticos».17

Es digno de mención el hecho de que tanta gente se viera involucrada con la Iglesia sin saber absolutamente nada acerca de los antecedentes de la misma o los de Moon. Desde luego, si yo hubiera sabido que estaba vinculada con la CCIA o que en 1967 Moon había establecido relaciones con Yoshi Kodama, uno de los jefes de la Yakuza, la red japonesa del crimen organizado,18 jamás me hubiera unido a ellos. Pese a que la historia de la teología de la Iglesia de la Unificación es demasiada complicada para detallaría aquí, cabe destacar como punto principal de la misma que Sun Myung Moon es el nuevo Mesías y que su misión es establecer un nuevo «reino» en la Tierra. Sin embargo, muchos ex creyentes, como yo mismo, han observado que la visión que tiene Moon de ese reino es de un marcado acento coreano. Durante los dos años y medio de mi período en la Iglesia, me di cuenta de que los puestos más altos en la jerarquía (los más cercanos a Moon) eran accesibles sólo para los coreanos, con los japoneses en segundo lugar. Los miembros norteamericanos como yo estábamos en el tercer escalón. Los adeptos creen, como creía yo, que la donación de su tiempo su dinero y su esfuerzo está contribuyendo a la salvación del mundo. Lo que no perciben es que son víctimas del control mental.19

Sin embargo, es imposible tener un cuadro completo de Moon y su influencia si sólo se mira a la Iglesia de la Unificación, a pesar de lo mucho que allí hay para ver. De hecho, Moon ha desarrollado un complejo entramado que abarca empresas comerciales y organizaciones no lucrativas en su Corea natal, en Estados Unidos, y en muchos otros países, con un interés especial en América Latina. Moon ha emprendido negocios que van desde la exportación de ginseng a la fabricación de fusiles M-16,20 y en Estados Unidos ha puesto en marcha varios «grupos de estrategas» y diversas organizaciones para promover una variedad de conferencias y programas de intercambio cultural (tanto científicos, académicos y religiosos como legales). Tal vez la empresa que está más visiblemente conectada a Moon en Estados Unidos es el The Washington Times, un periódico con una respetable tirada que ronda los 100.000 ejemplares y que tiene una considerable influencia en Washington.21 Ronald Reagan, cuando era presidente, declaró muchas veces que era su periódico predilecto y que lo leía a diario.22 Han Sang Keuk y Bo Hi Pak son dos altos ejecutivos del Times.

El hilo conductor que enlaza todas las actividades de la organización Moon, tanto dentro como fuera de la Iglesia de la Unificación, es la decidida postura anticomunista de Moon. Para explicarlo de una manera sencilla, los Moonies creen que los cristianos y los ciudadanos del mundo no comunista están enzarzados en una lucha a muerte con las fuerzas satánicas del comunismo materialista. Si Estados Unidos y los otros países no luchan contra el comunismo, se volverán débiles y sucumbirán. La única salvación para el mundo reside en Moon y en el establecimiento de una forma teocrática de gobierno que reemplace a las democracias seculares.

De no haber sido por la investigación del subcomité del Congreso y el trabajo del representante Donald Fraser, es muy posible que Moon hubiera reclutado a muchos norteamericanos más, con lo que habría aumentado su poder aún más deprisa. Yo estoy satisfecho de haber entregado a los miembros del subcomité Fraser una copia de El Maestro habla, una serie de discursos privados de Moon reservada a los líderes y miembros de la Iglesia de la Unificación, que fue presentada como evidencia en la investigación. Uno de los discursos que se incluyó en el informe corresponde a 1973 y en él Moon dice: «Cuando llegue nuestro tiempo, deberemos contar con una teocracia automática que gobierne al mundo. Así que no podemos separar el campo político del religioso. [...] La separación entre la religión y la política es lo que Satán más desea»23

La creencia declarada de Moon en la necesaria fusión de religión y política subraya los compromisos de su organización, a lo largo de los años, con una extensa variedad de grupos de extrema derecha. En la actualidad, su principal brazo político es una organización conocida con las siglas CAUSA,24 que fue fundada en 1980 después de una gira por América Latina del hombre que es la mano derecha de Moon, Bo Hi Pak. En 1983 se constituyó una rama norteamericana, y desde entonces CAUSA se ha extendido a todos los continentes del planeta, ofreciendo seminarios para personas que ocupan puestos dirigentes. De acuerdo con Fred Clarkson: «El principal objetivo de CAUSA es ofrecer un educación anticomunista desde una perspectiva histórica. El antídoto de CAUSA contra el comunismo es "diosismo", que no es más que la filosofía de la Iglesia de la Unificación sin la mitología moonista».25

A finales de la década actual, los Moonies continúan con la expansión de sus esferas de influencia y poder. Al parecer, Moon está tratando de comprar su camino hacia la legitimidad mediante el préstamo o la donación de millones de dólares a las causa conservadoras.26 Su estrategia de «servir y ayudar a las personas hasta hacerlas dependientes y entonces controlarlas» parece que todavía le resulta fructífera.

Sin embargo, no todo es de color de rosa para el grupo. Según el informe Knight-Ridder de Frank Greve,27 «los vendedores a domicilio de los Moonies [en Japón], mediante la utilización de tácticas de venta ilegales, estafaron a los compradores de sus baratijas religiosas, amuletos y talismanes, más de 165 millones de dólares en el período comprendido entre 1980 y 1987. Se supone que esta cifra se corresponde con el monto total del dinero que tuvieron que pagar por las 14.579 demandas presentadas por los centros de defensa del consumidor gubernamentales y por abogados particulares. El informe [facilitado por el Colegio de abogados japonés] estima que sólo el uno porciento de las víctimas de fraude al consumidor presentan una demanda, y concluye que los 165 millones son únicamente "la punta del iceberg".

De acuerdo con Greve, la mayor parte de las víctimas son «mujeres que han tenido en la familia un caso de muerte por accidente o de enfermedad incurable, que se han quedado viudas o se han divorciado, o que han sufrido un aborto». Al parecer, hay quien ha pagado más de 100.000 dólares por urnas, pagodas u otros amuletos, persuadido por los vendedores Moonies de que «los librarían de los espíritus malignos que les atacaban».

Es muy probable que al menos una parte de estas ganancias ilegales haya sido enviada a Estados Unidos para financiar el The Washington Times, que está dirigido a los políticos conservadores. Alrededor de 200 millones de dólares ya han sido invertidos en este periódico,28 pero hasta el momento el negocio no ha producido beneficios. Sin embargo, el diario sirve a su auténtico propósito: permitir a Moon el acceso a los círculos de poder de la política norteamericana.

La Iglesia de la Unificación es la secta destructiva por antonomasia. No obstante, hay otros muchos grupos que sostienen extrañas doctrinas teológicas y cuyos miembros se entregan a prácticas que, para mucha gente, resultan totalmente ridículas. ¿Son todos estos grupos «sectas destructivas»?

De ninguna manera. Los Estados Unidos de América siempre han sido una tierra donde la libertad de pensamiento y la tolerancia de los diferentes credos han florecido bajo la protección de la Primera Enmienda de la Constitución. La vida política y religiosa norteamericana es tan diversa como en cualquier otro país del mundo. Las bases para esta diversidad se, encuentran en el principio de respeto a los derechos del individuo que están escritos en la Constitución. Aunque cueste de creer, en los últimos veinticinco años han surgido en la sociedad estadounidense organizaciones que violan sistemáticamente los derechos de sus miembros, les someten a múltiples formas de abuso y les hacen menos capaces de actuar y de pensar como adultos responsables. Para la personas que se adhieren a dichas organizaciones, el resultado es el daño no sólo en su autoestima sino también, a menudo, en su sentido de identidad. Sus vínculos con las demás personas se ver asimismo afectados, y en algunos casos pierden por completo el contacto con sus familiares y amigos durante largos períodos de tiempo.

El daño que resulta de vivir en una secta puede no ser evidente de inmediato para familiares o amigos, e incluso en las etapas iniciales- para alguien que conozca a dicha persona por primera vez. Pero las más variadas formas de violencia, desde la más primarias a las más sutiles, son el resultado inevitable. Algunos miembros de las sectas destructivas sufren abusos físicos en el período de adhesión, en forma de palizas o violaciones, mientras que otros simplemente padecen el engaño de largas horas de trabajos pesados y monótonos -de quince a dieciocho horas diarias, año tras año-. En esencia, se convierten en esclavos con pocos o ningún recurso, personal o económico, para abandonar grupo, y éste hace todo lo posible para retenerlos mientras resulten productivos. En el momento en que caen enfermos o dejan de producir, a menudo se les expulsa del grupo.

Por lo general, los grupos que realizan estas prácticas son, en apariencia, asociaciones respetables. Las sectas que utilizan control mental apelan a muchos y diferentes impulsos humanos.

Las sectas religiosas, que son las más conocidas, se centran en los dogmas religiosos. Las sectas políticas, que aparecen con frecuencia en las noticias, se estructuran alrededor de una teoría política muy pobre. Las sectas psicoterapéuticas/educacionales, que ha gozado de gran popularidad, proclaman que aportan a sus miembros «conocimiento interior» y «cultura». Las sectas comerciales juegan con los deseos de las personas de obtener carreras prestigiosas y lucrativas. Ninguna de estas sectas destructivas puede cumplir lo que promete; a la larga todas enganchan a sus miembros y destruyen su autoestima.

Las sectas destructivas ocasionan los más variados daños a sus adeptos, y, lo demostraré con varios casos reales incluyendo el mío propio. No es fácil recuperarse del daño sufrido como miembro de una secta destructiva, pero es posible. Mi experiencia demuestra que se pueden dar algunos pasos definitivos para aprender a ayudar, a un amigo o a sí mismo, para volver a una vida productiva normal. El control mental de las sectas no tiene por qué ser permanente.
Combatiendo el control mental de las sectas
versión completa
<<<
 
Escríbenos
Para más información
Volver al Inicio
*